lunes, 25 de agosto de 2008

Mariposa desgastada


Un ejemplo de como pueden llegarse a desgastar las alas de una mariposa. Muchas horas de vuelo, combates y enfrentamientos con otras mariposas, el encuentro con depredadores acaban por causar estragos. A pesar de todo siguen volando.

1 comentario:

@ngel dijo...

Es una composición buenísima.

Un saludo.