miércoles, 28 de mayo de 2008

Bellas durmientes




Un par de mariposas dormidas con sus cuerpos cubiertos de rocío. Esta fotografía corresponde a mis días madrugadores del año pasado. Salir a fotografiar significa levantarse a las 5, coger el coche y recorrer 20, 40 o 50 km para llegar al lugar elegido antes de que el sol se haya levantado. Yo creo que merece la pena madrugar para ver este espectáculo.

5 comentarios:

macroinstantes dijo...

Impresionante, dos de un disparo.

Debe ser cuestión de tener el ojo entrenado, porque descubrir a las mariposas dormidas me parece tarea casi imposible. Bueno, lo de levantarse a las 5 también me parece tarea casi imposible. Cuando yo llego al campo, la única posibilidad de pillar a una mariposa durmiendo es porque se esté echando la siesta.

Lo del rocío pues... espectacular.

El futuro bloguero dijo...

Además de felicitarte por las fotografías, quería agradecerte el consejo para poder mover las fotos, en Blogger, sin perder laposibilidad de luego ampliarlas.

Probé. Y funcionó.

Mil gracias. Y enhorabuena.

treehugger dijo...

Si valió la pena madrugar

Donelia Pérez dijo...

Bonita y equilibrante imagen!

Fab dijo...

Espectacular fotografía estimado amigo! El esfuerzo de levantarte temprano te da recompensas fantásticas.
Saludos mil