jueves, 18 de septiembre de 2008

Lasiocampa trifolii ( hembra )



En general no suelo hacer fotos a mariposas nocturnas. Son díficiles de localizar de día, tienen unos hábitos rastreros y esquivos. En este caso me encontré este ejemplar de lo que creo es una lasiocampa trifolii colgada de esa rama. Se sostenía sólo con un par de patitas así que cada vez que soplaba algo de viento la mecía aumentando la dificultad de la toma. Es una animal de tamaño considerable, sobre unos 3 a 4 cm de longitud. Las hembras son de mayor tamaño que los machos y mucho más discretas en su colorido, además presentan diferencias en las antenas pues los machos tienen antenas en forma de penacho mientras que en las hembras son filiformes. Vuela durante los meses de agosto y septiembre.Pasan el invierno en forma de orugas, y crisalidan en junio y julio.


Permaneció colgada así durante muchas horas porque la ví a eso de las 7 de la mañana cuando la luz era pésima ( no había ) y cuando regresaba a casa a eso de las 12:30 seguía en el mismo lugar. No sé a que obecede ese comportamiento pero no es la primera vez que veo algo así. Tal vez esté esperando la llegada de algún macho que la fecunde. Parece que no tiene probóscide como podéis apreciar en la foto en la que se ve en posición ventral, con lo cual es posible que no pueda alimentarse, como ocurre con muchas mariposas nocturnas.

4 comentarios:

Erna Ehlert dijo...

Que buenas las fotos. No he visto de cerca estas mariposas nocturnas tan grandes, salvo en una ocasión, pero era un Agrius convolvuli (me lo explicó un entendido).

Parece un peluche muy bonito.

Un saludo

Donelia Pérez dijo...

Tus fotografías son tan equilibradas y limpias...de la primera me encanta esa luz suave que envuelve la imagen y la segunda su equilibrio y sus colores suaves.

macroinstantes dijo...

Las dos fotos son técnicamente muy buenas, como ya nos tienes acostumbrados, pero la primera me produce una sensación rara. Sospecho que la has rotado y que la posición real de la mariposa era colgando del tallo ¿acierto? y tal como está en la foto, da la sensación de ser un insecto muy pesado para poder sostenerse tan gracilmente sobre la punta de sus patitas cual bailarina de ballet. Lo mismo me estoy equivocando, pero es la sensación de cosa improbable que me da.

La segunda me encanta. Parece mirar a cámara, y muestra una perspectiva poco usual de la anatomía del insecto, con ese abdomen tan voluminoso probablemente cargado de huevos y esa carita desprovista de boca.

Yo encuentro muchas veces las orugas, grandes, peludas y amarillas, de estas polillas. Los adultos son más difíciles de encontrar, y suelen estar en posiciones mucho menos favorables para fotografiarlos que el que has encontrado tú.

@ngel dijo...

Son un par de tomas muy buenas, con esa luz tan suave.

Un saludo.