martes, 10 de junio de 2008

La zygaena de las lavandas se perpetúa



En el silencio de un claro de bosque se apareaban estas dos mariposas. Se trata de la zygaena lavandulae. La delata el collar ceniciento que lleva puesto. Son preciosas las zygaenas, seres inigualables. Estos animales practican la defensa basada en aposematismo: coloración vistosa que advierte de su toxicidad. A pesar de todo muchas de ellas acabarán pereciendo a manos de un inexperto depredador. Su sacrificio no será en vano puesto que el recuerdo de su desagradable sabor quedará grabado en la memoria del depredador y salvará las vidas a otros miembros de su especie.

La fotografía ha sido realizada empleando la técnica del apilamiento o stacking. Se tomaron dos fotografías: la primera enfocando a la cabeza de la zygaena de la izquierda y la segunda enfocando a la espalda de la derecha. En este caso la combinación de ambas imágenes fue muy sencilla puesto que al tomar la foto estaban casi en el mismo plano.

2 comentarios:

marietom dijo...

excellent, de vrais funambules !

Donelia Pérez dijo...

Madre mía qué equilibrio...