domingo, 15 de junio de 2008

Siempre hay una segunda oportunidad

Muchas veces cuando al atardecer he encontrado a un insecto me gusta volver a la mañana siguiente para ver si las condiciones han mejorado y puedo intentar otra fotografía.



Cuando fue tomada la foto de arriba soplaba viento, el sol estaba bajísimo en el horizonte y teñía todo de un tono rojizo. No he corregido el balance de blancos para que se aprecie. Con el objetivo de superar el asunto del viento he usado una pinza que sujeta el tallo de la planta. Si sopla intensamente no sirve de mucho pero en este caso me ha permitido alargar el tiempo de exposición medio segundo, cosa que considero poco menos que un milagro.



La fotografía corresponde al amanecer del día siguiente. Una mañana sin viento, un poco fría. En este caso no he usado la pinza y he podido cerrar bastante el diafragma porque el sol iluminaba lo suficiente. Para suavizar los contrastes he usado mi carpetita archivadora translúcida favorita. La dificultad de esta foto es encontrar el plano que permita tener ambas mariposas a foco. En este caso la postura ha facilitado la cosa bastante. Sino siempre podeis utilizar la técnica del stacking.

Quisiera añadir que no es raro encontrar a las zygaenas en grupo. No sé donde leí que los animales que se defienden con su coloración llamativa de aviso tienden a juntarse para hacerse más aparentes. Por cierto, creo que se trata de una zygaena sarpedon, pero no estoy seguro.

1 comentario:

marietom dijo...

ballet sur une plante, superbe :!